Bahía de Banderas

Bahía de Banderas es una bahía natural de México localizada en la costa del océano Pacífico, entre los estados de Jalisco y Nayarit, y da su nombre a uno de los municipios de Nayarit, Bahía de Banderas.

La bahía está delimitada, al norte, por punta Mita, y al sur por el cabo Corrientes y es una de las bahías más profundas del mundo (más de 900 m). A pesar de lo que dicen muchas personas, no es la bahía más grande de México.​ Forma parte del área conocida como Riviera Nayarit y en su riviera se encuentra su principal destino turístico, Puerto Vallarta, además de otros como Jarretaderas, Flamingos, Bucerías, La Cruz de Huacanaxtle o Punta Mita. En el año 2011 en sus aguas se celebraron las competiciones de vela de los Juegos Panamericanos de 2011, celebrados en la ciudad de Guadalajara.

La bahía de Banderas es también un terreno importante de reproducción y parto de la ballena jorobada (Megaptera novaeangliae).

La bahía de Banderas es considerada por la mayoría de los geólogos como el punto de unión original del cabo sur de la península de Baja California antes de que se separase de la placa Norteamericana hace millones de años, dando lugar a la formación del golfo de California.

Es Bahía de Banderas, en la que desembocan los ríos Ameca, el cual marca la división entre los estados de Nayarit y Jalisco, y más al sur el Cuale, el Tuito y otros que en su trayecto forman marismas, lagos y cascadas. Por sus 42 km de extensión, que es la distancia que hay entre Punta Mita y Cabo Corrientes, esta es la bahía más grande del país, y por la manera en que se ha dotado de la infraestructura y las comodidades necesarias para atender al turismo más exigente, respetando el exuberante entorno natural, forma parte del exclusivo “Club de las Bahías más Bellas del Mundo”, con sede en Francia.

Este año se cumplen cuarenta de que el cineasta John Houston filmó “La noche de la iguana”, película que dio a conocer mundialmente a Puerto Vallarta, declarada ciudad apenas en 1968. Una década después, la “flower generation” descubría playas aún más alejadas y escondidas en la selva, como la de Yelapa, donde todavía hoy vive una considerable colonia de extranjeros y a la que se llega mejor por lancha.

La mancha urbana de Vallarta se ha extendido hacia Nayarit, donde actualmente crece el fraccionamiento náutico residencial de Nuevo Vallarta, con 10 km de canales navegables y 5 de playa. Hoy es una más de las cuentas mayores de este rosario, al que se han sumado otras que siguen el contorno de la bahía, como Bucerías, Cruz de Huanacaxtla y Playa Ancleote, pequeños pueblos de pescadores que alternan con lujosos hoteles, como los que encontramos en Punta Mita.

Mar adentro la travesía sigue en la reserva ecológica de las Islas Marietas, santuario de aves marinas como los pájaros bobos, los pelícanos y las gaviotas de pico dorado.

En cuanto a sus bellezas naturales, el espectáculo más singular que nos ofrece Bahía de Banderas es la visita anual de las ballenas jorobadas que vienen desde el Ártico a dar a luz y permanecen aquí entre diciembre y marzo, jugueteando con sus crías, pero igualmente emocionante es ver a los delfines y a las tortugas marinas que llegan en el verano y se van en el otoño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *